lunes, 6 de mayo de 2013

SOLTANDO AMARRAS




Bajo el amparo de aquella noche luminosa
le dio por extrañar el mar

Entonces tomó un alfiler
y extrajo de sus dedos
tres gotas de tinta

Sobre el mismo papel
comenzó a dibujar el barco


ORILLA




Estoy sentado en la costa del Secreto
Con esta luna que tal vez sea la misma
con estas piedras que tengo entre los dedos
runas perdidas por algún oráculo
cuarzos que mandó el misterio
Donaré una mano, cuando las devuelva
 al extraño hilo que teje este mar.
Para enhebrar nenúfares
con luces iguales para distintos cuerpos
Recibo soplos de cantos
Caricias de antiguas flautas
Obedezco
Me entrego al callado grito del acertijo
que sólo repite el silencio